viernes, 29 de abril de 2011

Epistaxis. Atención de la demanda espontánea

"Dejar de hacer (lo superfluo) para poder hacer (lo necesario)" E. Gavilán.
En esta sesión de continuación en el proceso de adecuar nuestro esfuerzos para dejar de hacer. ¿como trabajar menos y tener mejores resultados?; dentro del contexto de actividades iniciadas para la implantación de Protocolos de atención a la demanda espontánea (me vean hoy; evidencias; función administrativa; consenso), hoy hemos repasado el protocolo de actuación ante la epistaxis.
En este protocolo hemos planteado las siguientes propuestas de mejora:
  1. Incluir como criterio de exclusión el antecedente de traumatismo accidental directo.
  2. Plantear la indicación según la evidencia disponible de tratamiento profiláctico con antibiótico y adyuvante en taponamientos con indicación de mantenimiento superior a las 48 horas. Recordando que las nuevas recomendaciones plantean ante todo taponamiento hay que pautar cobertura antibiótica para evitar cuadros de sinusitis y otitis media: amoxicilina + ácido clavulánico, 500-125 mg/8 horas o cefalexina, 250 mg/6 horas o eritromicina, 500 mg/6 horas. Antihistamínicos y/o analgesia: paracetamol 500-650 mg/4-6 horas, sin exceder de 4 gr/día valorando la dosis según el peso especialmente en la edad infantil.
  3. Recordar la indicación de citación a su enfermer@ de referencia para la retirada del taponamiento.
  4. Recordar la disponibilidad en nuestro centro de   prensada o Merocel® para el taponamiento anterior: Se trata de una plaquita alargada de material esponjoso prensado que, al humedecerse, se expande. Está indicado en aquellas epistaxis de escasa cuantía, o en niños en quienes la compresión no ha sido suficiente. Se introduce tras la aplicación de lubricante en la fosa nasal, humedeciéndola posteriormente con suero fisiológico, lo que provoca su aumento de volumen hasta rellenar todo el espacio de la fosa nasal. Entre sus inconvenientes se encuentran su coste elevado y su ineficacia en las hemorragias relevantes.
  5. Discutimos la evidencia de otros tratamientos como gasa vaselinada, ácido tranexámico  o cremas antisépticas (con clorhexidina y neomicina) pero no son realmente concluyentes, incluyendo nuevos productos comerciales como geles de glicina y calcio o tampones nasales expandibles con la sangre, sobre todo en taponamientos anteriores. 
  6. Planteamos la necesidad de elaborar unas recomendaciones para el paciente con taponamiento nasal, pues las que disponemos son relativas a la actuación ante epistaxis. En ellas se informará  al paciente de las posibles molestias: cefalea, epífora, sequedad bucal, obstrucción nasal, febrícula, aqui teneis el borrador del documento.
Como material de interés ofrecemos el vídeo sobre "sangrado nasal" que nos ofrece Rosa en su blog. También contamos con referencias de interés como son: a) una revisión de la epistaxis incluyendo su abordaje en pediatría en FMC 2002;9(3):184-90; b) actualización sobre los traumatismos faciales y la epistaxis en AMF 2009;5(5):276-278; c) una revisión sobre la técnica del taponamiento en AMF 2006;2(1):29-32.; d) NANDA, NIC/NOC para la taxonomía de la epistaxis por parte de enfermería; e) y la siempre actualizada guía clínica de fisterra.com.

Aprovecho la introducción de este post para insertar un documento muy interesante que nos ofrece nuestro amigo "salud con cosas", en su entrada "Imaginación y eficiencia en atención primaria"  Se trata de un documento, elaborado por J Narbona y JL Gutiérrez Sequera, con el subtitulo "Estrategias imaginativas para añadir valor a la actividad asistencial reduciendo la carga de trabajo" que edita la Asociación Andaluza de Enfermería Comunitaria y que está disponible en formato pdf. Incluye propuestas dirigidas a profesionales de atención primaria, en el ámbito de la consulta, el mostrador, las tareas administrativas, etc.

2 comentarios:

Rosa Perez dijo...

Gracias por considerar mi vídeoblog de interés e incluir en enlace y el vídeo del sangrado nasal.
¡Un artículo genial!
Un abrazo
Rosa Perez (@mrsrosaperez)

Javier Blanquer Gregori dijo...

A ti por compartir con nosotros tu experiencia. Una forma original de educar en habilidades de forma práctica.