martes, 5 de abril de 2011

Evidencias en Diabetes: Sin medallas 2011

Si quieres aprender, enseña. Marco Tulio Cicerón
Hoy Cecilia nos ha demostrado la verdad de esta frase, con su resumen de las "... evidencias sobre la Diabetes Mellitus (DM) publicación desde la redGDPS". El objetivo ha sido normalizar y actualizar las acciones e intervenciones de los componentes del Equipo de San Blas a la hora de atende a los pacientes Diabéticos de nuestra Zona de salud.  Aunque en el citado documento (disponible en pdf) se revisan más contenidos, proponemos como a tener en cuenta:
  • Intervenir sobre la GBA y la Intolerancia a la glucosa con dieta y ejercicio, ya que dicha intervención ha demostrado retrasar la aparición de la DM con un NNT de 6.
  • Revisar la dieta de los pacientes diabéticos prestando especial atención al índice glucémico de los alimentos, recomendando dieta variada equilibrada suficiente para mantener el peso adecuado, e hipocalórica para conseguir disminución de peso cuando sea necesario.
  • Definir el objetivo de control glucémico para cada paciente atendiendo a la situación clínica, tiempo de evolución de la DM y coexistencia de otras complicaciones, especialmente Enfermedad Cardiovascular establecida. Según las ultimas recomendaciones en estos casos el objetivo de control debe ser menos estricto, mayor de 7.
  • Se recuerda la importancia del concepto memoria glucémica y la insistencia en el mejor control posible del paciente en los primeros años tras el diagnóstico, pues esto ha demostrado la disminución de complicaciones macro y microvasculares. 
  • Actualizar los estándares para el control de la TA en los pacientes hipertensos, considerando buen control una TA sistólica < de 140 y diastólica < de 80, en pacientes sin nefropatía (en los cuales la TA objetivo en < de 130/80).
    La revisión del Riesgo Cardiovascular (RCV) en el paciente diabético muestra resultados discordantes, no parece que se les deba aplicar a todos directamente un riesgo similar al de prevención secundaria y las tablas de RCV que se manejan suelen sobreestimar el riesgo. La comprobación de afectación de órgano diana (ITB y microalbuminuria) y el tiempo de evolución así como el sexo femenino serian factores para considerar paciente de riesgo aumentado, y ponderar los objetivos de control de lípidos, así como la prescripción de estatinas. 
     
  • Revisar los pacientes con AAS incluido en su plan terapéutico como antiagregante y suspender los iniciados en prevención primaria por no existís evidencias suficientes para mantenerlos. Recordar la indicación en prevención secundaria.
  • Para el cribado de retinopatía diabética se recomienda la valoración con digitales no midriáticas. Hay algunos datos en las evidencias disponibles para orientar la frecuencia de realización. Se propone realizarla al inicio, si es normal, repetir cada dos años en pacientes con mal control o evolución > de 10 años y cada tres años en buen control y < de 10 años de evolución.
  • El cribado de la nefropatía diabética se propone anual. Para el diagnóstico de microalbuminuria se precisan 2/3 resultados positivos, por lo que la prueba se repetirá si sale positiva al menos dos veces más para confirmar. En presencia de nefropatía el objetivo de TA es 130/80 y se propone tratamiento con IECAs o RAS 2 si intolerancia.
  • La vigilancia y actuación sobre el pie diabético disminuye el riesgo de amputaciones mayores, Se debe explorar el pie diabético con la frecuencia recomendada según el riesgo, y registrarlo en la planilla de riesgo cardiovascular del paciente. Se realizará ITB si hay clínica sugestiva de isquemia o ausencia de pulsos.
  • Las actuales evidencias ponen de manifiesto que la educación del paciente mejora la calidad de vida y disminuye el gasto, se propone como actividad para el equipo intensificar la formación de los profesionales en este sentido y establecer formación estructurada individualizada para cada paciente.
  • Autoanálisis de la glucemia: este recurso ha de servir para la toma de decisiones. No ha demostrado ser eficaz en pacientes con antidiabéticos orales ni en pacientes con pocas dosis de insulina, por lo que no se recomienda el usos sistemático en estos pacientes. Sin embargo podría ser útil para valorar la situación y tomar decisiones terapéuticas en pacientes con mal control, hipoglucemias frecuentes, enfermedad intercurrente o cambios de tratamiento. En estos casos el equipo debería valorar estrategias para facilitar glucómetro y tiras reactivas en pacientes determinados y con un plan concreto de actuación.
En el seno de un programa de mejora continua de la calidad, estas conclusiones se deberían valorar y aplicar las adaptaciones necesarias para su aplicación y desarrollo, de manera que quedara asegurada de forma homogénea la calidad asistencial de nuestros pacientes diabéticos.

2 comentarios:

Xosé Manuel Meijome dijo...

Hola; en primer lugar mi mas sincera enhorabuena por esta experiencia cubre muchas cosas y con buen criterio usando las múltiples herramientas GRATUITAS disponibles; esto SI que apoya la reivindicación de tener un acceso abierto a internet en los centros.

En segundo lugar agradecer no sólo que se enlace mi modesto blog desde esta página sino que se acceda a él, sólo deseo que os resulte de utilidad.

Un saludo.

Javier Blanquer Gregori dijo...

Sobre todo, nuestra sincero agradecimiento a tu aportación en tu "gran modesto Blog" y por leernos.