El entorno laboral

Todas las buenas maneras tienen que empezar compartiendo alguna cosa con sencillez. Dos hombres tienen que compartir un paraguas; si no tienes un paraguas, tendrán por lo menos que compartir la lluvia, con todas sus ricas posibilidades de humor y de filosofía.
Gilbert Keith Chesterton (1874-1936)



El entorno laboral, el clima laboral, es el pilar primicio del funcionamiento de toda organización, máxime cuando ésta es de servicios. Sin duda las cualidades internas de los miembros del equipo, su pasta, su capacidad de soportar la tensión, de generar empatía, de comprensión, y de frustración son vitales, pero todas ellas pueden ser insuficientes para contener las malas cualidades de un sistema, de una organización. La mayoría de las personas son capaces de dar de sí más de lo esperado si las condiciones de la organización lo estimulan. La capacidad de logro, la autonomía delegada, el nivel de participación en la responsabilidad final de los objetivos de la empresa son poderosísimos motores de la motivación.
La creencia de que un centro ideal estaría formado por personajes similares,dispuestos, animosos y motivados, no solo es una utopía, sino que es un aburrimiento.
Nada como la motivación diaria de lo que nos deparará la estimulante selva cotidiana de los centros de trabajo. Aunque, en ocasiones, varios de estos personajes son especialistas en su rol, bien es cierto que cada uno de nosotros actúa en cada uno de ellos a lo largo de su vida profesional.
Un verdadero estímulo para los sentidos.