martes, 7 de febrero de 2012

Caso Clínico: pensaba que era un flemón.

Primero son mis dientes que mis parientes. Refrán
Iniciamos hoy una serie de sesiones basadas en casos clínicos, e Isabel hoy nos plantea la importancia de definir claramente la indicación en el uso de bifosfonatos y una vez establecida, hacer una revisión de la situación de higiene y salud bucal. Para los pacientes que ya los toman y que siguen cumpliendo criterios para su indicación nos ofrece un algoritmo de decisión ante intervenciones dentales u orofaciales, no os lo perdáis.

El a 25 de Septiembre recibimos una nota de alerta que señala señala, entre otras consideraciones, sobre la potencia del bifosfonato, la vía de administración (existe el zoledronato anual IV para la osteoporosis), pero no menos importante, la dosis acumulada de exposición a bifosfonatos; de tal modo que apuntan que no existen pruebas de que la interrupción del tratamiento durante un tiempo antes o después de las intervenciones odontológicas tenga ningún beneficio en la prevención de la ONM. La conclusión que se extrae de esta alerta es que hemos de extremar las condiciones de los pacientes a los que damos esta medicación preventiva (riesgo de fractura del paciente), “sopesando los beneficios y riesgos”, habida cuenta que ya no vale aquello de interrumpir el tratamiento delante de una posible intervención dental (ver efectos secundarios de los bifosfonatos I y II, en blog Quid pro quo). 
Abundando en ello, el Butlletí Groc ha realizado un repaso de todos los efectos secundarios, que por lo que se ve son cada vez más numerosos y no se circunscriben exclusivamente al hueso mandibular. De tal modo, que su uso crónico vía oral pueden estar asociados a problemas gastrointestinales (erosión esofágica, dispepsia, dolor abdominal), fibrilación auricular, fracturas atípicas, dolor grave de difícil tratamiento, trastornos inflamatorios oculares, alteraciones renales...
También disponemos de información relativa a este problema publicada por el CADIME: BTA (Boletín Terapéutico Andaluz), titulada Bifosfonatos: actualización sobre su seguridad, Pues desgraciadamente la amplia utilización de los bifosfonatos ha permitido detectar nuevos efectos adversos asociados a su uso a largo plazo.

2 comentarios:

Patricia dijo...

Enhorabuena a las autoras

Javier JBG dijo...

Gracias Patricia se lo transmito